Home » Main » La carga pasada de los ex- presidentes del Perú

La carga pasada de los ex- presidentes del Perú

Sobre los ex-líderes vivos pesan acusaciones y cuestionamientos de diferente tipo. Eso no solamente los afecta a ellos, sino más bien asimismo al modo en que la gente ve la política

Si no ha sido la justicia, a los ex- presidentes peruanos con vida los han perseguido –y persiguen– las investigaciones y los escándalos políticos.

A fines de enero del año en curso, una corte de Italia sentenció a cadena perpetua al ex- presidente de hecho Francisco Morales Bermúdez (mil novecientos setenta y cinco-mil novecientos ochenta) por su implicación en el llamado Plan Cóndor.

Como Morales Bermúdez –aunque en el Perú–, Alberto Fujimori (mil novecientos noventa-dos mil) fue condenado a cárcel por múltiples procesos y delitos cometidos a lo largo de su orden. Desde la década pasada está en cárcel.

Los otros 3 ex- presidentes vivos, Alejandro Toledo (dos mil uno-dos mil seis), Alan García (mil novecientos ochenta y cinco-mil novecientos noventa y dos mil seis-dos mil once) y Ollanta Humala (dos mil once-dos mil dieciseis), no han sido sentenciados, mas sí han sido (y son todavía) protagonistas de indagaciones fiscales y congresales.

Toledo, García y Humala han sido muy perjudicados por escándalos de hechos ocurridos a lo largo de sus administraciones, como el Caso Odebrecht.

En el último mes del año pasado, la constructora brasileira reconoció que entregó US dólares americanos 29 millones a funcionarios peruanos para conseguir obras entre los años dos mil cinco y dos mil catorce.

La fiscalía empezó investigaciones preparatorias contra Toledo y Humala por hechos relacionados al caso. Conforme a sus indagaciones, los dos ex- ?íderes recibieron dinero de Odebrecht. Contra Toledo –actualmente en Estados Unidos– hay 2 órdenes de dieciocho meses de cárcel precautoria. En el caso de Humala, el Poder Judicial va a decidir este miércoles si admite el pedido de la fiscalía de dieciocho meses de cárcel precautoria.

Con respecto a García, el Ministerio Público estudia a ex- funcionarios de su segundo gobierno acusados de percibir sobornos de la constructora.

Conforme a una encuesta de El Comercio-Ipsos publicada en el mes de enero pasado, más del noventa por ciento de los personas que tenían conocimiento de las coimas de Odebrecht (el cincuenta y nueve por ciento de los entrevistados) estimaba que los ex- ?íderes recibieron dinero de la compañía.

En la encuesta asimismo se incluyó a Fujimori, cuyo gobierno no fue citado por Odebrecht como receptor de sobornos, si bien la compañía ejecutó múltiples proyectos a lo largo de su gobierno. El setenta y ocho por ciento de los que sabían de los sobornos pensaba que Fujimori recibió dinero de la compañía brasileira.

Para el analista político Arturo Maldonado, es “una coincidencia desafortunada” que los ex- ?íderes vivos tengan cuestionamientos.

“Cayó lo de Odebrecht y lo del juicio en Italia, y ahora todos y cada uno de los ex- presidentes están en el ojo público. Es una cosa que habla mal de nuestra clase política. Esto de todas y cada una forma mina la imagen de la presidencia en el Perú, que debería tener cierto prestigio y respeto”, apuntó.

En exactamente el mismo sentido opinó el cronista y analista Pedro Tenorio. “Que un político tenga un cuestionamiento o bien una acusación es una parte de la discusión política por haber ocupado un cargo tan esencial de resolución. Es consubstancial que en cierto instante haya una situación o bien se investigue. No obstante, la coincidencia de los últimos ?íderes profundiza esa desazón”, señaló.

“Y lo más grave es que quienes concentran el rechazo, las sospechas, la desaprobación, la sensación de que esconden algo, son exactamente ex- presidentes. Y eso es lamentable para una sociedad como la nuestra, que está procurando salir de lo que significó la década de los noventa”, añadió.

—Efectos en el sistema—
Mas las consecuencias de las acusaciones contra los ex- jefes de Estado van alén de la circunstancia.

El estudioso del Instituto de Estudios Peruanos (IEP) Martín Tanaka estima que contextos como el presente pueden profundidzar el rechazo cara los políticos y también instituciones del país. “La gente no confía en el sistema, no confía en los políticos. Muy de manera rápida los condena. Ya por adelantado tiene una opinión negativa de los políticos”, comentó.

Tanaka piensa que a fin de que situaciones como la presente no ahonden el descrédito en la política del país asistiría tener un Poder Judicial fiable. “Si contásemos con un Poder Judicial verosímil, alguien que es investigado y después es declarado inocente, o bien su proceso se anula, puede decir: ‘Oiga, desconfiaban de mí, y ahora me han absuelto’. Mas los ciudadanos peruanos tampoco confían en el Poder Judicial y, más bien, en muchas ocasiones, en lugar de meditar en que la persona es inocente, asimismo creen que el Poder Judicial es corrupto”, apuntó.

“Es la sensación que hay y de ahí que las encuestas reflejan ese malestar”, añadió Tanaka en referencia a los resultados de Ipsos sobre las coimas de Odebrecht.

—Elecciones y ‘outsiders’—
La situación, además de esto, podría tener efectos en futuras elecciones, como las presidenciales del dos mil veintiuno.

Para Tanaka, si bien es temprano, el escenario puede llevar a la aparición de un nuevo ‘outsider’. “[Puede surgir] un aspirante que diga: ‘Todos los otros políticos son corruptos y están manchados por la corrupción. Yo soy nuevo, estoy limpio’. Esto si las investigaciones [de casos como Odebrecht] por último acaban manchando a todos: al fujimorismo, a Toledo, a Humala, a Kuczynski. La esperanza parecería estar en alguien que no haya tenido ninguna participación con los anteriores”, proyectó el especialista.

Tenorio piensa que casos como el de Odebrecht producirán desgaste en los políticos y eso asimismo se reflejaría en el dos mil veintiuno. Recordó que algo afín ocurrió con García y Toledo en los comicios del dos mil dieciseis, en los que no pasaron del cinco por ciento de los votos, muy seguramente perjudicados por casos como los narcoindultos y Ecoteva.

Las consecuencias asimismo podrían verse en las elecciones municipales y regionales del dos mil dieciocho.

Maldonado recordó que en casos como Lava Jato se ha señalado a 3 gobiernos, mas hay autoridades locales y regionales que asimismo pueden ser investigadas. “En este instante pasan inadvertidos, mas cuando empiece la carrera [electoral], los contendientes procurarán hurgar estos datos para echarse abajo candidaturas”, aseveró.

Para el analista político Luis Fernando Nunes, la actual situación es un llamado de atención no solo para los políticos, sino más bien asimismo a la ciudadanía. “A veces pasa que criticamos a la clase política, mas convivimos y aceptamos la corrupción”, manifestó.

La carga pasada de los ex- presidentes del Perú